Pollo al Curry

Recuerda que si necesitas pedir cualquier tipo de marisco para elaborar esta receta, puedes pedirlo directamente on line en marisco a domicilio, donde puedes encontrar marisco gallego de la mejor calidad.

Pollo al Curry. Hoy una receta bien sencilla pero muy sabrosa.  Se trata de un pollo al curry de inspiración india que lleva entre sus ingredientes leche de coco, curry, cebolla, almendras, cúrcuma, mantequilla, como ves toda una combinación de sabores algunos de los cuales ya probamos en nuestra receta de arroz con pollo al curry que aunque suene parecida es completamente diferente.

Si te gusta el picante añade la guindilla que viene en la receta, pero no añadas más curry del indicado en la receta (al menos la primera vez) hasta que le cojas el punto y lo dejes a tu gusto personal.

Por cierto, esta receta no necesita pan para mojar, pues el arroz que lleva como acompañamiento se mezcla perfectamente con la salsa dejando el plato limpio como una patena (o casi).  ¿Te animas con un pollo al curry? Pues a la cocina!!!

Pollo al Curry

Ingredientes para hacer Pollo al Curry (para 2 personas):

  • 500 gramos de pechuga de pollo (unas 2 pechugas medianas)
  • 250 gramos de champiñones frescos pequeños
  • 250 gramos de cebolla (una cebolla mediana)
  • 100 gramos de arroz Basmati (también vale arroz Thai y como última opción arroz de grano largo)
  • 25 gramos de mantequilla sin sal
  • 25 gramos de almendras crudas peladas (yo usé 20 almendras Marcona)
  • 250 ml de leche de coco (1 vaso de tubo)
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva (unas 8 cucharadas)
  • Sal y Hojas de Cilantro (opcional)
  • Especias: 1 guindilla (pimienta de cayena), 1 clavo de olor, 1 trozo pequeño de canela en rama, 1 gramo de curcuma, 1 gramo de jengibre molido y 2 gramos de curry
  • Además necesitarás: un molinillo eléctrico para picar las especias o un mortero y una buena maza ;)

Receta para hacer Pollo al Curry (para dos personas):

  1. Primero que nada prepararemos los champiñones. Límpialos (ver como limpiar champiñones) y si son muy pequeños déjalos enteros (por supuesto sin la parte terrosa del tallo).  Si no son pequeñitos es mejor córtalos a cuartos (ver como cortar a cuartos). Resérvalos bien secos.
  2. Ahora prepara el pollo, tan solo tienes que retirar el exceso de grasa que pueda venir en las pechugas y cortarlas en cuadrados medianos (unos 2 centímetros de largo). No te preocupes si quedan unos trozos más grades que otros y resérvalos en un plato cubierto con papel de aluminio.
  3. Pela la cebolla y pícala en trozos pequeños. Pon en una cacerola (de unos 20 cm de diámetro) 5 cucharadas de aceite de oliva y los 25 gramos de mantequilla. Pon a fuego medio y cuando la mantequilla se haya derretido añade la cebolla y media cucharada pequeña de sal. Deja al fuego hasta que la cebolla se ponga traslucida (transparente).
  4. Coge 1 clavo de olor (es una especia muy aromática) y ahora coge la canela en rama y corta un trozo del tamaño del clavo de olor. Pon las dos especias en el molinillo y si te van las emociones fuertes añade 1 pimienta de cayena o guindilla pequeña (también más o menos del tamaño del clavo). Acciona el molinillo hasta que quede todo bien fino.
  5. Añade el jengibre, la curcuma y el curry y acciona el molinillo un par de segundos.
  6. Ahora vamos a añadirle a las especias el ajo. Pélalo, córtalo en tres o cuatro trozos y mételo en el molinillo con las especias. Acciona el molinillo hasta que se forme una pasta (nuestra pasta de curry).
  7. Cuando la cebolla esté en su punto (bien transparente) añade la pasta que acabamos de hacer y mezcla bien. Deja a fuego bajo mientras seguimos con la receta.
  8. Coge una sartén mediana (de unos 18 cm de diámetro) y ponla al fuego sin aceite. Cuando esté algo caliente echa las almendras y deja que se tuesten durante unos segundos (cuidado que no se te quemen). Saca las almendras de la sartén y resérvalas.
  9. En la misma sartén echa 3 cucharadas de aceite de oliva. Cuando el aceite esté bien caliente echa los champiñones y saltea durante un par de minutos para que se doren ligeramente. Después echa los champiñones en la cacerola con la cebolla y la pasta de curry que acabamos de preparar.
  10. En la misma sartén donde hemos salteado los champiñones y con el mismo aceite saltea a fuego fuerte el pollo con una pizca de sal. Luego echa el pollo en la cacerola con lo champiñones y añade 125 ml (medio vaso de tubo) de leche de coco. Mezcla bien y deja a fuego medio.
  11. Tenemos que usar de nuevo el molinillo para moler las almendras que hemos tostado antes.. Tienen que quedar muy molidas (casi como la harina de almendras). Después añade los 125 ml restantes de leche de coco y acciona de nuevo el molinillo (un par de segundos) para que la leche se mezcla bien con la almendra. Vierte el contenido del molinillo en la cacerola con el pollo y los champiñones, remueve bien y deja a fuego medio-alto para que se reduzca la salsa de curry.
  12. El pollo al curry ya está preparado pero resulta ideal acompañar este plato de un poco de arroz basmati cocido que nos refrescará el paladar mientras comemos el curry. Así que cuando veas que la salsa ha espesado bastante pon el fuego al mínimo para que el pollo al curry mantenga su calor mientras preparamos el arroz basmati.
  13. Pon a hervir agua (con 3/4 de litro bastarán). Cuando el agua hierva añade el arroz con una cucharada pequeña de sal. Deja cocer hasta que el arroz esté en su punto (fíjate en las instrucciones del paquete o prueba de vez en cuando).
  14. Cuando el arroz esté listo escurre bien y sírvelo recién hecho junto al pollo al curry en el mismo plato. Si quieres espolvorea con unas hojas de cilantro bien picadas. Fuera de la cocina y a comer!!!

A comer:

Si no tienes un molinillo eléctrico puedes usar un mortero y machacar muy bien el clavo. En este caso sustituye la canela en rama por medio gramo de canela en polvo (la puntita de un cuchillo).

Si para preparar la receta compraste una lata o bote de leche de coco y te sobró algo puedes  aprovecharlo añadiendo la leche de coco al agua de cocción del arroz, de esta forma saldrá un arroz bien blanco y algo de sabor agarrará. También puedes añadir al agua un par de clavos de olor y una hoja de laurel para aromatizar aun más el arroz basmati.

Realmente quedan mucho mejor los champiñones si los cortas a cuartos que si los dejas enteros. Déjalos enteros solo si son muy pequeñitos ;)

Espero que les guste la receta y que disfruten en la mesa con este plato. Pronto tendremos más recetas de cocina. Un saludo cocineros y cocineras.

PD: Fotografía original de Javi Rectas, si quieres usar esta imagen lee las condiciones de la licencia

This entry was posted on Viernes, Octubre 23rd, 2009 at 9:00 and is filed under General. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.

Comments are closed.