Caramelo líquido. Receta fácil

Recuerda que si necesitas pedir cualquier tipo de marisco para elaborar esta receta, puedes pedirlo directamente on line en marisco a domicilio, donde puedes encontrar marisco gallego de la mejor calidad.

Caramelo líquido. ¿Cuantas veces habéis intentado hacer un caramelo líquido y al minuto el caramelo está duro como una piedra? No se a vosotros pero a mi me ha pasado en montones de ocasiones. Pones el azúcar a derretir, solo o con un poco de agua, el caramelo empieza a crearse, parece que todo va bien pero luego se enfría y tu bonito caramelo líquido se queda como una roca imposible de utilizar si no es para hacer Piñonate :)

Caramelo líquido
Para que no volváis a tener problemas con vuestro caramelo líquido vamos a ver como hacerlo paso a paso y al final de la receta te daré algunos consejos para solucionar algunos problemas que pueden aparecer mientras preparas el caramelo pero antes de seguir lee lo siguiente.

Trabajar con caramelo NO ES UN JUEGO DE NIÑOS, el caramelo puede alcanzar temperaturas cercanas a los 200ºC (a los 170 y poco ya está para tirarlo) y por tanto hay que tener mucho cuidado al manipular caramelo caliente pues las quemaduras que causan son graves. Mi consejo es que uséis una manopla de cocinar (de las que se usan para sacar las bandejas del horno) y que mientras se hace el caramelo se esté solo pendiente de ésto. Mucho cuidado y a la cocina!!!

Ingredientes para hacer Caramelo líquido (para 1 molde de 25 cm de diámetro):

  • 200 gramos de azúcar (de la normal)
  • 1 vaso de agua

Receta para hacer Caramelo líquido (para 1 molde de 25 cm de diámetro):

  1. Coge un cazo y pon un vaso de agua a calentar.
  2. Coge otro cazo, mejor si es de fondo grueso, y añade el azúcar. Pon a fuego medio y deja que se vaya formando el caramelo poco a poco. No tengas prisas!!
  3. Cuando todo el azúcar se haya convertido en caramelo tendrás que estar muy atento porque en un momento puedes quemarlo y entonces se pondrá muy oscuro y con un sabor muy amargo.
  4. Cuando el caramelo tenga un tono dorado (fíjate en el caramelo de la foto) coge una cucharada de agua hirviendo y échala sobre el caramelo (usa la manopla porque salta y puede salir vapor). A continuación añade 11 cucharadas más (en total 12 cucharadas de agua) y remueve con la cuchara.
  5. Mantén el caramelo al fuego mientras mezclas con el agua para que se mezclen mejor. En cuanto estén bien unidos saca el cazo del fuego y deja enfriar. Cuidado que quema mucho, no se te ocurra probarlo hasta que esté bien frío!!!

A comer:

Es importante usar un cazo (u otro cacharro de cocina) con el fondo grueso para que el calor se reparta uniformemente y el azúcar se caramelice más o menos a la vez. Si no tienes ningún cazo de fondo grueso entonces siempre que puedas haz el caramelo en vitrocerámica antes que en gas, ya que la primera reparte el calor por toda la superficie del fondo y funde el azúcar uniformemente. Si usas cocina de gas y no tienes un cazo de fondo grueso tendrás que mover el cazo para que la llama caliente todo el fondo.

Yo añado seis cucharadas de agua por cada 100 gramos de azúcar. Si cuando se enfríe el caramelo vez que el caramelo quedó un poco más espeso de lo que tu querías vuelve a poner al fuego y añade agua hirviendo poco a poco. Para diluir el caramelo espeso usa mejor una cuchara pequeña, es mejor ir añadiendo agua poco a poco que pasarnos ya que si nos queda muy líquido tendríamos que reducir el almíbar y el caramelo puede quedar muy amargo.

Este caramelo puede guardarse en el frigorífico y usar cuando quieras ya que el caramelo no vuelve a ponerse duro. Yo lo conservo en el frigorífico un par de semanas sin problemas.

Para limpiar caramelo endurecido o rebelde (esto parece un anuncio de Ariel, jejeje) no hay nada como el agua caliente. Pon un cazo con agua a calentar o usa el agua caliente del calentador. Por muy duro que esté el caramelo éste saldrá fácilmente!!!

No uses cucharas de plástico para mover el caramelo o se derretirá. Lo ideal es una cuchara de metal con el mango de plástico para que te aísle del calor que cogerá el metal.

Por último si quieres darle sabor al caramelo puedes sustituir alguna de las cucharadas de agua por un licor del sabor que prefieras, también puedes añadir unas gotas de limón o naranja o incluso un poco de café. A tu gusto!!!

Espero que les guste esta receta y que recuerden tener mucho cuidado con el caramelo caliente. Pronto tendremos más recetas de cocina. Un saludo cocineros y cocineras.

PD: Fotografía original de Javi Rectas, si quieres usar esta imagen lee las condiciones de la licencia

This entry was posted on Sábado, Agosto 1st, 2009 at 19:41 and is filed under General. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.

Comments are closed.